GAYA Sinergia Constructiva

Interiores:


Mercado Gourmet

Dentro del centro comercial Parques Polanco, ubicado en Lago Alberto 320, Colonia Granada, en la Ciudad de México, se encuentra Mercado Gourmet, un espacio de 1,815 m2 en el que GAYA realizó la gerencia de construcción para crear los interiores con un concepto de mercado tradicional, siguiendo un diseño arquitectónico a cargo de Cherem Arquitectos.

El lugar consta de 15 pequeños locales y 1 bar, estructurados con precolado de concreto y recubiertos con madera, y 3 espacios para locales móviles, distribuidos a lo largo de un corredor central con piso empedrado, que culmina en áreas comunes para la distribución de mesas, con capacidad para 475 personas.

 

Para lograr cumplir con las necesidades de espacio, se realizó inicialmente una demolición para conectar dos locales ya existentes en el centro comercial, además de la demolición de la fachada para darle vista al local desde el exterior. El proyecto tuvo una duración de cinco meses, y GAYA fue seleccionado como responsable del trabajo de construcción, debido a las sinergias establecidas anteriormente con el despacho Cherem Arquitectos, con quien la empresa ha colaborado en otros proyectos. Durante el proceso, la constructora coordinó el trabajo de 200 trabajadores y 8 equipos multidisciplinarios.

  • Sector:
    Comercial
  • Inicio:
    febrero 2018
  • Término:
    julio 2018
  • Ubicación:
    Ciudad de México
  • Superficie:
    1,815 m2
  • Arquitecto:
    Cherem Arquitectos

Los Retos

Debido a que el inmueble donde se ubica Mercado Gourmet cuenta también con departamentos nivel residencial, además de comercios, el mayor reto para GAYA fue trabajar en la demolición de fachada sin afectar el funcionamiento de las instalaciones. “Había que tener toda la seguridad posible, tanto para los trabajadores como para los peatones, ya que el proyecto está en un segundo piso”, comentó Diego Chimés, Gerente de Proyecto por parte de GAYA. “Para esto, hubo que coordinar muy bien a los equipos encargados de este trabajo, con el fin de  mantener la fachada tapiada e ir colocando nuestra vista exterior conforme íbamos demoliendo”, añadió.

 

Además, los horarios de trabajo sólo se distribuyeron de día y de lunes a viernes, para no afectar la comodidad de los visitantes a los locales vecinos, por lo que el tiempo fue otro de los desafíos a vencer por el equipo de trabajo.

 

GAYA hizo sinergia no sólo con el cliente y con los equipos de trabajo, sino también con el centro comercial, ya que era necesario integrar el espacio a la infraestructura de la plaza de manera orgánica, para así atraer a los clientes, y cumplir con ciertas normas internas.

 

El resultado es una propuesta moderna, con un diseño unificado que hace que los visitantes se sientan en un mercado tradicional, pero con opciones gastronómicas muy variadas y diferentes. “Sin duda el diseño hace de este lugar un sitio muy agradable con una vista que se disfruta, y eso es gracias al uso de los materiales y al resultado de la fachada” concluyó Chimés.