GAYA Sinergia Constructiva

Interiores:


Smart Fit Ecatepec

Smart Fit nació en el año 2009 en Brasil, donde actualmente cuenta con más de 40 gimnasios. Su llegada a México fue producto de la alianza entre Grupo Martí y Grupo Bio Ritmo y, en la actualidad, suma más de 80 sedes en nuestro país, con lo que se convierte en la red de gimnasios más grande de América Latina.
En su proceso de expansión GAYA remodeló un local del Centro Comercial Paseo Ventura Ecatepec para que Smart Fit llegara a esa comunidad.

El proyecto consistió en la remodelación y adecuación de un local en el Centro Comercial Paseo Ventura Ecatepec para convertirlo en un gimnasio. Las áreas principales del espacio, 1,196 metros cuadrados, son los baños y vestidores, para hombres y mujeres, un salón para clases y una zona abierta para pesas y otros aparatos, además de pequeños espacios para el personal de trabajo.

 

 

  • Sector:
    Comercial
  • Inicio:
    10 de febrero 2017
  • Término:
    18 de julio 2017
  • Ubicación:
    Ecatepec, Edo. de México
  • Superficie:
    1,196 m2
  • Arquitecto:
    Greenbergfarrow

Retos y soluciones

GAYA tuvo que iniciar con un proyecto incompleto, tanto en arquitectura como en ingenierías ya que Smart Fit utilizó este proyecto para conjuntar un equipo totalmente nuevo, desde proyectista, hasta proveedores y supervisión.

En este caso, se carecía de los planos de los proyectos previos, aunque era necesario mantener los mismos estándares que en todas las sedes ya en operación. Así, fue necesario revisar los gimnasios físicamente y con base en eso, plasmar en papel las especificaciones que ya se utilizaban.

Una vez con los estándares definidos se presentó el otro reto que era coordinar a un equipo recién formado. Por su parte, Smart Fit suministró muchos insumos en la remodelación mediante proveedores propios, por lo que el trabajo de GAYA dependía de terceros. Para ello, el equipo GAYA primero se enfocó en la supervisión mediante numerosas juntas y recorridos para no perder el control de la construcción. Posteriormente, hubo que negociar con proveedores y con ayuda del cliente lograr que todos los participantes se acoplaran a la nueva forma de trabajo.

La coordinación de proveedores siempre tuvo como objetivo final conseguir los parámetros de calidad necesarios, sin embargo, la logística se complicó aún más porque había que adecuarse a los horarios de trabajo que permitía el centro comercial, lo que además de reducir el tiempo real de trabajo de construcción también limitaba el horario de suministro de materiales. 

A pesar de todos los inconvenientes, retrasos en entrega de material o incluso en las propias soluciones estructurales, además de horarios limitados de trabajo, se logró concluir la construcción gracias un fuerte dispositivo de comunicación que implantó el equipo GAYA.