Considerado uno de los pioneros del modernismo en la arquitectura regiomontana, Adán Lozano nació en Zuazua, Nuevo León, para después mudarse a Monterrey y graduarse como arquitecto del ITESM en 1958, donde más adelante se desempeñó como catedrático.

Lozano se ha preocupado por hacer más habitables los espacios arquitectónicos a partir de soluciones contemporáneas, racionales y acordes al contexto social, y bajo un diseño que provoque emociones estéticas, como el gozo y la serenidad.

Al igual que muchos arquitectos de su época, en sus inicios siguió los principios funcionalistas de Le Corbusier, aunque después se condujo por el llamado formalismo nacionalista, movimiento artístico que sostiene que el contenido de la obra arquitectónica se encuentra en la forma, y que es representado por personajes como Ignacio Díaz Morales o Luis Barragán. Estas corrientes le permitieron orientarse en su búsqueda por una arquitectura contemporánea mexicana. Sus obras se caracterizan por muros gruesos y pequeños claros.

 Algunas de sus obras

Adán Lozano nunca ha sido estático en sus obras, pues ha incorporado propuestas emergentes, como la sustentabilidad. Su trabajo radica principalmente en el rubro residencial, de paisaje, apartamentos, clubes deportivos y sociales, oficinas y proyectos comerciales, todos dentro del territorio mexicano.

Entre sus obras emblemáticas se encuentra la residencia El Santuario, ubicada en San Pedro Garza García, en lo alto de la Sierra Madre, y por la que ganó el Premio Nacional Obras Cemex 2007. La solución arquitectónica de esta residencia resulta muy atractiva por el reto que implicó el terreno y porque muestra un respeto absoluto a la vegetación, las rocas y las cañadas circundantes. El Santuario enfatiza el contacto con la naturaleza y su espacio interior permite a los habitantes una gran vista a través de sus grandes ventanales. Los interiores, construidos predominantemente por concreto, aluminio y cristal, resaltan el mobiliario de estilo contemporáneo y brindan una estética elegante y relajada. La iluminación natural integra perfectamente el exterior con el interior.

Proyectos como El Santuario, Parroquia del Rosario, Conjunto Santa Engracia, Las Campanas, Chipinque y La Corona, le han merecido los premios Sembradores, Calli de Cristal y Obras Cemex.

Adán Lozano es arquitecto emérito de la Academia Nacional de Arquitectura y obtuvo el premio Trayectorias Monterrey 2017.

El santuario El santuario Monterrey

Residencia El Santuario. Fotografía: Stilo