La oficina se ha convertido en uno de los lugares más importantes de nuestra vida. Diariamente, pasamos más tiempo en el trabajo que en nuestro propio hogar, por lo que las empresas se han fijado como objetivo  crear espacios laborales que promuevan  el bienestar y confort  de sus empleados.

 Por ello, actualmente los arquitectos buscan  enfocarse en proyectar oficinas que activen los sentidos de manera favorable. Un diseño sensorial se traduce en un diseño wellbeing, en el que los empleados puedan dar lo mejor de sí mismos y del cual se sientan parte, al mismo tiempo que refleje la marca y la cultura corporativas.

Cuidar nuestros ojos

La iluminación es uno de los aspectos fundamentales del diseño sensorial corporativo, por lo que los grandes ventanales que favorecen la luz natural transmiten felicidad y transparencia, además de ayudar al bienestar ocular del individuo. La vista también puede ser estimulada a través de colores, los cuales pueden ir en línea con el branding corporativo combinados con otros que permitan la concentración y la tranquilidad.

Espacios abiertos

De igual forma, la ausencia de paredes y los espacios abiertos de coworking favorecen la comunicación y el trabajo en equipo, y estimulan nuestros oídos. La creación de espacios cerrados, como las cabinas de teléfono o salas de juntas, permiten a los empleados aislarse para realizar llamadas o reuniones privadas sin ocasionar inconvenientes para los compañeros de trabajo.

Contacto con la naturaleza

El contacto con la naturaleza es también indispensable para un espacio wellbeing. Por ello, tener espacios abiertos para poder tomar aire fresco y disfrutar de los aromas de la naturaleza es de gran valor para cualquier espacio corporativo. El uso de plantas y flores decorativas también estimula el olfato y fomenta la tranquilidad.

La importancia de las texturas

Por otro lado, las texturas son un elemento básico del diseño sensorial, por lo que se eligen de manera cuidadosa para convertir cada espacio en una experiencia táctil. En algunas compañías se incluyen elementos para la dispersión, como mesas de billar, de futbolito o ping-pong.

Fomentar hábitos saludables

Las empresas están cada vez más preocupadas por fomentar hábitos sanos entre sus colaboradores, por lo que algunas han logrado integrar snacks saludables a sus áreas de comedor, como frutas, verduras y bebidas naturales. Todo con el propósito de cuidar la salud de sus trabajadores mientras estimulan el sentido del gusto.

Así, las oficinas han dejado de ser lugares sombríos para dar paso a experiencias sensoriales que fomentan un mejor ambiente y ayudan a mejorar la productividad.  En GAYA nos esforzamos por hacer realidad estos espacios y estamos orgullosos de ofrecer una mejor calidad de vida no sólo en nuestras propias oficinas, sino también a nuestros clientes, a través de la construcción de este tipo de proyectos.

 

Globant--comedor

Foto: GAYA, proyecto oficinas corporativas Globant.