Hoy en día se puede observar a distintas generaciones laborando en un mismo espacio de trabajo. Como nunca antes, cuatro generaciones conviven en las oficinas: los Baby Boomers, la Generación X, los Millenials y ahora los Centennials, lo que hace necesario que los diseñadores y arquitectos reconozcan las necesidades y hábitos de cada uno, para crear espacios adecuados para todos los usuarios. Adaptar las oficinas en función de los requerimientos de cada grupo da como resultado un mejor ambiente laboral, y por lo tanto, mayor productividad para las empresas.

Cada generación concibe el trabajo de manera diferente. Los Baby Boomers nacidos entre 1949 y 1967, se sienten seguros enfrentando objetivos de manera independiente y son más propensos a las relaciones laborales jerárquicas. Por el contrario, los Millennials, quienes llegaron al mundo entre 1981 y 1993, prefieren ambientes colaborativos, abiertos, divertidos y por supuesto digitales, en donde las relaciones laborales sean horizontales.

La Generación X, nacida entre 1968 y 1980,  ha crecido en un mundo analógico que se convirtió en digital, por lo que les gusta el acceso a las nuevas tecnologías, pero siguen incorporando prácticas analógicas de planeación, como pizarrones o libretas.

Finalmente, los Centennials, que nacieron entre 1994 y 2010,  han comenzado a incorporarse en el campo laboral y están totalmente acostumbrados a las nuevas tecnologías, ya que nacieron con ellas. Buscan encuentros virtuales y resultados inmediatos, y tienen una fuerte preocupación social.

 

 ¿Cómo podemos cubrir todas estas necesidades a la vez?

 

La respuesta está en crear espacios que atiendan a las cuatro generaciones por medio de la mezcla de diferentes ambientes: los abiertos, destinados al trabajo colaborativo, y espacios cerrados donde se permita una mayor privacidad y concentración.

Además, las nuevas demandas han obligado a los arquitectos a realizar trabajos consultivos, es decir, que las remodelaciones o creaciones de oficinas ya no pueden hacerse bajo una decisión unilateral, sino con base en el análisis de las expectativas de los colaboradores. Escuchar al empleado es la clave para diseñar y construir un espacio óptimo para cada empresa.

Las áreas de descanso y recreación se han vuelto indispensables en las oficinas actuales, ya que fomentan la comunicación entre los empleados y mejoran la calidad de vida. Desde los Baby Boomers hasta los Centennials, necesitan de un lugar placentero donde disfrutar de una taza de café y tener conversaciones cotidianas para tomar un descanso de las responsabilidades laborales.

Por supuesto, no podemos omitir el acceso a las herramientas tecnológicas, con las cuales los empleados estarán mejor empoderados y tendrán una mayor productividad. Esto es aplicable para todas las generaciones; sin embargo, hay que tomar en cuenta que es necesaria la capacitación para la implementación de nuevos programas, ya que no todas las generaciones son nativas digitales.

Todas las personas buscamos sentirnos como en casa en nuestras oficinas, por lo que un diseño acogedor incorporando elementos de decoración como cojines, cortinas, un mobiliario cómodo y plantas hará que el espacio se perciba como un lugar cálido.

En GAYA construimos oficinas y creamos sinergias que  para cubrir las necesidades de cada uno de nuestros clientes. Puedes conocer los servicios que ofrecemos dando click aquí.

 

WeWorkMontesUrales

Fotografía de We Work Montes Urales