Hace cincuenta años, un 4 de septiembre de 1969, abrió sus puertas el principal sistema de transporte de la Ciudad de México: el Metro. A cinco décadas de su inauguración, hoy, sus 3,333 vagones transportan a más de 5 millones de usuarios diariamente a través de 12 líneas y 195 estaciones en total, con una red de 226.49 km. de longitud total. Pero, ¿cómo inició el viaje del gran tren naranja? Aquí te contamos un poco de su historia.

Los inicios

En 1967 la Ciudad de México ya tenía graves problemas viales, debido a la gran circulación de vehículos para la época, principalmente en la zona Centro. Ante esto, el Gobierno del entonces Distrito Federal decidió crear el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, planeado como un gran tren subterráneo. En junio de ese mismo año inició la construcción del proyecto a cargo de la empresa Ingenieros Civiles y Asociados (ICA). Entre los ingenieros y arquitectos pioneros de este proyecto se encontraban Carolina Ávila, Servando Delgado, Héctor Polanco, Daniel Ruiz, Víctor Ortíz y José Luis Buendía, entre otros.

La primera línea del Metro fue planificada tomando en cuenta las áreas de mayor concentración de autos y camiones, por lo que el 4 de septiembre de 1969 fue inaugurada la línea 1, que recorrería desde la estación Zaragoza a la estación Chapultepec.

Una red en constante crecimiento

Para la década de los setenta, el Metro ya era un medio de transporte importante para los capitalinos, y la afluencia había crecido considerablemente. Fue entonces cuando se decidió la expansión del servicio a la línea 2, de Tacuba a Taxqueña, inaugurada el 1 de agosto de 1970, y a la línea 3 de Tlatelolco a Hospital General, inaugurada el 20 de noviembre del mismo año. Para ese momento, las tres líneas trasladaban alrededor de 600 millones de personas al año por un costo de $1.00 por boleto.

En los años ochenta, la Comisión de Vialidad y Transporte Urbano presentó el proyecto para la construcción de la línea 4, que corría de Martín Carrera a Candelaria, la cual introducía las vías y estaciones elevadas, y que fue inaugurada en 1981; y de la línea 5, que se inauguró en 1982 para cubrir el tramo de Politécnico a La Raza, atendiendo principalmente las necesidades de los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional. Un año más tarde los estudiantes de la UNAM también fueron atendidos con la ampliación de la línea 3, de Indios Verdes a Universidad.

Tras 15 años de su inauguración, en 1984 la línea 1 se extendió hasta Tacubaya y Pantitlán, y en el norte la línea 2 se expandió hasta Cuatro Caminos para facilitar el traslado a los habitantes de la Zona Metropolitana del Valle de México.

Es en esa misma década cuando la demanda creciente de las zonas norte y oriente de la ciudad obligó a la creación de la línea 6, que corría de El Instituto del Petróleo a Martín Carrera, la línea 7 de Tacuba a El Rosario, la línea 8, de Garibaldi a Constitución de 1917, y lalínea 9dePantitlánaCentro Médico. Con esto, la red del STC Metro ya contaba con 114.7 km y 105 estaciones, transportando a 1,542 millones de usuarios al año.

En los años noventa, el Metro se consolidó como el transporte más importante para los habitantes de la Ciudad de México y Área Metropolitana, pero se necesitaron dos extensiones más para continuar eficientando el servicio y atender a los habitantes de una ciudad en constante crecimiento. En 1991 se abren las puertas de la línea A, que hace el recorrido de Pantitlán a La Paz. La línea 8, de Garibaldi a Constitución de 1917.

El año 2000 trajo consigo la apertura de la línea B, de Buenavista a Ciudad Azteca, y doce años más tarde se inaugura la línea 12 cubriendo el recorrido de Tláhuac a Mixcoac.

50 años después

Hoy el STC Metro de la Ciudad de México es uno de los medios de transporte más importantes para los capitalinos y cuenta con conexiones con otros sistemas de movilidad como el Metrobús, el Tren Ligero y la red de bicicletas urbanas EcoBici. El servicio ha sido mejorado en distintos momentos de su historia, siempre buscando atender las necesidades de los usuarios y ayudando a disminuir el uso de automóviles. Actualmente se encuentra en planeación la extensión de la línea 12.

Sin lugar a dudas, la CDMX no sería la misma sin la presencia del gran tren naranja. Han sido 50 años de viajes, pero seguramente al Metro le quedan muchos más.

#GAYAMovilidad #50AñosMetroCDMX

 

metro

Línea 1 del Metro. 5 de septiembre de 1969. Fotografía Wikipedia.