El 7 de septiembre, pero de 1949, murió en la Ciudad de México el gran pintor José Clemente Orozco. Originario de Ciudad Guzmán, Jalisco, Orozco es referente en la litografía y muralismo mexicanos.

Su primera exposición individual la realizó en la librería Biblos de la Ciudad de México en 1916, la cual le abrió las puertas para estancias en San Francisco y Nueva York.  En 1922 se unió a Diego Rivera y a David Alfaro Siqueiros en el sindicato de pintores y escultores con el fin de recuperar el arte de la pintura mural bajo el patrocinio del gobierno, convirtiéndose en un referente en la técnica a nivel mundial.

Orozco dejó un gran legado de murales que hoy adornan recintos públicos no sólo en México, sino alrededor del mundo. A 70 años de su muerte, hoy te decimos dónde puedes admirar sus obras más representativas.

El hombre en llamas (1939)

Es considerada la obra maestra del muralismo, y está ubicada en la superficie cóncava de la capilla mayor del Instituto Cultural Cabañas, en Guadalajara Jalisco. Es posible que sea un autorretrato, ya que el personaje es manco, como lo era el autor.

 

hombre en llamas

Fotografía Instituto Cultural Cabañas

Miguel Hidalgo (1937)

Dedicado al “Padre de la Patria”, este mural se encuentra en las escaleras del palacio de gobierno en Guadalajara, Jalisco, mismo recinto donde Hidalgo declaró la abolición de la esclavitud el 6 de diciembre de 1810. La imagen es quizá la más conocida del personaje histórico.

Miguel Hidalgo

Fotografía: wikipedia.org

La Trinchera (fragmento - 1926)

Éste forma parte de los 27 murales que Orozco realizó dentro del Antiguo Colegio de San Ildefonso, en la Ciudad de México. En ellos representa temas como la desigualdad económica, la maternidad, la guerra y la revolución.

La trincheraFotografía: Antiguo Colegio de San Ildefonso

Katharsis (1935)

Esta obra forma parte de la exhibición permanente del Palacio Nacional de Bellas Artes, en la Ciudad de México, y es una crítica a la sociedad de masas y una alerta sobre las consecuencias del desarrollo tecnológico. Se caracteriza por una composición caótica y llena de dramatismo.

Katharsis

Fotografía: historia-arte.com

Omnisciencia (1925)

Invitado por Francisco Sergio Iturbide, dueño de la Casa de los Azulejos, en la Ciudad de México, Orozco realizó este mural en el descanso de las escaleras principales. En él se pueden apreciar dos mujeres y un hombre desnudos flanqueados por dos torsos masculinos igualmente desnudos. El el único mural con una inscripción del autor: “Omni-/ciencia” (todo el conocimiento).

Omniscencia

Fotografía cdmxtravel.com