En la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec se encuentra el camposanto más antiguo de la Ciudad de México, el Panteón de Dolores.

Con una extensión de 200 hectáreas y más de 7 millones de difuntos, este cementerio es el más grande de América Latina y es considerado una pieza fundamental en la historia de nuestro país, ya que alberga los féretros (en su mayoría vacíos) de importantes personajes de la vida política, como Venustiano Carranza y Plutarco Elías Calles, y cultural o artística, como Alfonso Reyes, Tina Modotti, José Clemente Orozco, Diego Rivera, Agustín Lara y Ángel Del Campo, uno de los primeros cronistas de la ciudad.

El panteón fue construido en 1874 en lo que eran las afueras de la ciudad con el fin de que no se propagaran epidemias. El primer dueño fue Juan Manuel Benfield, quien a finales del s. XIX, y gracias a que el Estado dejó los entierros en manos de la iniciativa privada, se convirtió en empresario funerario.

Se dice que el nombre hace honor a la primera mujer sepultada en este panteón, la Sra. Dolores Gayosso, quien fuera madre de Eusebio, fundador de la famosa funeraria mexicana.

El Panteón de Dolores presenta toda una gama de estilos arquitectónicos en sus tumbas, desde construcciones de granito de finales del s. XIX, lápidas de mármol colado del s.XX, hasta modernos mausoleos de acero.

En la Rotonda de las Personas Ilustres se encuentran las tumbas de 111 personalidades de diferentes ámbitos, entre las que destaca la del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, inspirada en su obra “Prometeo.” Además, el cementerio cuenta con 23 lotes de uso exclusivo para diferentes gremios de la sociedad mexicana como el de los Constituyentes de 1917, el de las Águilas Caídas del Escuadrón 201, el de Actores de la A.N.D.A y el de la Sociedad de Alumnos del Colegio Militar, entre otros.

Hoy en día, el Panteón de Dolores se encuentra en un parcial abandono, ya que ciertas lápidas son tan antiguas que ya nadie las visita para adornarlas con flores. Algunas tumbas del s. XIX se encuentran invadidas por hierbas, pero aún se alcanzan a leer epitafios en un español que pocos entenderían en la actualidad. Sin embargo, es uno de los lugares más visitados en los días de Todos los Santos.

¿Te atreves a conocerlo?

 

Panteon Dolores

Fotografía: pueblosmexico.com.mx