Tras finalizar la 2ª Guerra Mundial, la ciudad de Berlín quedó dividida en dos sectores de ocupación: el soviético, que era comunista, y el conformado por los aliados: estadounidense, francés e inglés.

En 1949 los sectores aliados se convirtieron en la República Federal Alemana (RFA) y el sector soviético se hizo llamar República Democrática Alemana (RDA).

Hacia 1961, casi 3 millones de habitantes dejaron la Alemania soviética para vivir en la creciente economía de la Alemania capitalista. Con esto la RDA perdía población, especialmente de alto perfil económico e intelectual, por lo que la noche del 12 de agosto de ese mismo año, su gobierno decidió levantar un muro provisional para impedir el paso de una Alemania a la otra.

¿Sabes cómo era este muro? Aquí te traemos algunos datos interesantes:

  1. La mañana del 13 de agosto de 1961 se colocó una alambrada provisional de 155 kilómetros que sirvió de guía para la construcción de una pared de hormigón de entre 3.5 y 4 metros de altura, con un interior de cables de acero para aumentar su resistencia. La parte superior estaba conformada por una superficie semiesférica para que nadie pudiera agarrarse de ella.
  2. Algunas personas vivían sobre la línea divisoria, por lo que fueron desalojadas de sus casas para convertir éstas en parte de las instalaciones fronterizas.
  3. Junto con el muro, se creó la “franja de la muerte”, que consistía en un foso, una alambrada, sistemas de alarma, armas automáticas y una carretera por la que circulaban vehículos militares las 24 horas del día. Escapar era prácticamente imposible.
  4. Entre 1961 y 1989, más de 5,000 personas trataron de cruzar el muro. Tres mil fueron detenidas y 100 de ellas murieron en el intento. Existen algunas historias exitosas de escape.
  5. El 9 de noviembre de 1989, a partir de la apertura de las fronteras entre Austria y Hungría y de miles de protestas, el gobierno de la RDA abrió de nuevo el paso hacia el oeste, por lo que miles de personas se amotinaron en los puntos de control para cruzar el muro y reencontrarse con sus amigos y familias después de 28 años. Al día siguiente los habitantes de ambos lados comenzaron a derribar el muro.

La caída del Muro de Berlín marcó el fin de la Guerra Fría y la disolución de la Unión Soviética. Hoy en día, podemos encontrar fragmentos originales del muro como piezas históricas en diferentes museos alrededor del mundo. Uno de ellos se encuentra en la Ciudad de México en el Museo Memoria y Tolerancia.

¿Y tú, ya lo conoces?

Muro BerlinFotografía elindependiente.com