Hablar de la historia de México resulta imposible sin  tocar a un personaje tan polémico como Porfirio Díaz. Odiado por muchos y amado por otros tantos, Díaz alcanzó la presidencia del país tras derrocar a Sebastián Lerdo de Tejada en 1876, y estuvo en el poder hasta su renuncia, en mayo de 1911.

Durante su mandato, la economía mexicana registró un crecimiento sin precedentes, lo que se reflejó en el interés de Don Porfirio por mostrar la modernidad del país a través de la construcción de recintos y monumentos con estilos arquitectónicos europeos y que hoy en día son emblemáticos para la Ciudad de México.

A continuación te contamos sobre cuatro construcciones y monumentos de la época del Porfiriato. 

1. Ángel de la Independencia / Av. Paseo de la Reforma

Esta obra fue inaugurada en 1910 con motivo del Centenario de la Independencia y para rendir homenaje a los Héroes de la Patria. Consta de una columna de 52 m. de alto rematada con la estatua de la Victoria Alada, que sostiene una corona de laurel y una cadena rota de tres eslabones. En la base, podemos observar diferentes estatuas e inscripciones alegóricas a la Independencia de México. El arquitecto fue Antonio Rivas Mercado. En el pedestal, yacen hasta hoy las urnas con los restos de los héroes de la Independencia.

Angel de la Independencia Fuente: www.posta.com.mx

 

2. Museo Nacional de Arte / Tacuba 8, Centro Histórico CDMX.

Bajo la misma celebración, Díaz ordenó construir lo que inicialmente sería el Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas. Hoy es uno de los museos más importantes del país, ya que alberga una colección de arte mexicano desde la época virreinal hasta la década de 1950. El edificio fue creado por el arquitecto italiano Silvio Contri bajo un estilo ecléctico que mezcla formas y estilos góticos y clásicos.

MUNALFotografía: rutastranquilas.blogspot.com

3. Palacio Postal / Tacuba 1, Centro Histórico, CDMX.

Tras la demolición del Hospital Real de Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción en 1902, Porfirio Díaz ordenó la construcción del Palacio Postal, que sería inaugurado cuatro años más tarde. El diseño del edificio corrió a cargo del arquitecto italiano Adamo Boari, mientras que la construcción fue liderada por el ingeniero mexicano Gonzalo Garita. El estilo arquitectónico es ecléctico y destaca su exterior, trabajado con cantera de Chiluca extraída del pueblo de Santa María Tulpetlac, en el municipio de Ecatepec, Estado de México. El piso del interior está cubierto de mármol de portoro italiano y las ventanillas, por las que aún se entregan las cartas, están decoradas con bronce. Este recinto cuenta con uno de los primeros elevadores que se instalaron en la Ciudad de México.

Palacio Postal Fotografía: movimientomexico.org

4. Palacio de Lecumberri / Alcaldía Venustiano Carranza, CDMX. 

Fue inaugurado en 1900 para alojar una penitenciaría por la que pasaron personajes de la talla del escritor José Revueltas, el muralista David Alfaro Siqueiros y el poeta colombiano Álvaro Mutis. La construcción corrió a cargo de los ingenieros mexicanos Antonio Torres Torija, Antonio M. Anza y Miguel Quintana, bajo un proyecto arquitectónico de Lorenzo de la Hidalga. El edificio responde al modelo panóptico, con una rotonda central destinada al cuerpo de vigilancia y galerías en forma estrellada que convergen en ese espacio. En 1976, el llamado Palacio Negro de Lecumberri fue cerrado como penitenciaría debido a su sobrepoblación y transformado en el Archivo General de la Nación en 1982.

Lecumberri Fotografía: mexicodesconocido.com